Quintana Roo..y la polítca de choque.
Lunes 24 de Septiembre de 2012 hrs.
La guerra es una invención de la mente humana; y la mente humana también puede inventar la paz. Sir. Winston Churchill.
En los últimos días hemos visto en las redes sociales y en los medios de comunicación, enfrentamientos verbales y escritos entre antagonistas políticos en el estado. Enfrentamientos que si bien, refrescan el quehacer político, también deteriorar el ambiente.

Estamos siendo tes
tigos de cambios radicales en la forma de conducirse de los hombres de la “política” de hoy y del futuro de Quintana Roo.

Los ataques frontales entre los protagonistas actuales de la política quintanarroense, específicamente en Cozumel, hasta por el “fuego amigo” llama la atención. Y lo hace porque se trata de uno de los “suyos”. De un institucional político y de un leal amigo, a quien ofenden. En una lucha interna de poder en un gobierno, que comenzó victorioso y que hoy, pretenden emboscar.

La exhibición y filtración en las redes sociales y algunos medios de comunicación sobre unas complicadas finanzas en la isla, no es un acto casual. Al final, el daño y perjuicio es para todos. Gobernar nunca ha sido fácil. Pero gobernar con la artillería en casa, menos.

Excavar en las profundidades, dejarán al final, heridas sin sanar a través de los años. Convirtiendo el dolor en algo más profundo y complicado, llamado rencor. Un sentimiento que divide y hace daño. Al que lo sufre y al adversario.

El tema sobre finanzas endebles compete a todos los municipios y, hasta al estado. Todos, se enfrascan en demostrar quien más caído está. En un marco de desesperanza comunitaria y una desolada lista de deudores.

Es una guerra de todos contra todos. De grupos antagonistas que encuentran en el anonimato o bajo el manto del poder, la fuerza para agredir, para señalar y hasta blasfemar, según sea la causa y el causante.

Enfrascados en retener el poder, olvidan la función del poder mismo. Es una guerra sin cuartel, en donde las balas detonan, sin ton ni son, sin colores partidistas, si saber si son amigos o enemigos. El final es el mismo: matar. Y la muerte política, debe doler más en cuerpo sano.

Dicen los que saben, que la guerra no se gana con armas, sino con estrategias. No es pues el vencedor el que mas mata, sino el que mas terreno gana y retiene.

Para los “políticos”, es como si con un grito y extenso lenguaje se centrara la inteligencia, el poder y conocimiento puro. Los mejores estadistas han sido callados. Se aprende más con la vista, que con la boca.

Hemos escuchado asombrados, en la boca de valiosos políticos de antaño y del futuro, señalamientos que si bien logran en parte su cometido, también demuestran que la política, dejó de ser política, para convertirse en un mero artífice de egos y triunfalismos. Antes, se combinan de la mejor manera, he ahí el pasado triunfo.

Pero, alguien habla de acciones? De cambios, de reconocimientos a algún gobierno. Esa, es la mejor manera de ganar voluntades y lograr la victoria.  Lo dicho, la mejor “grilla” se hace con trabajo. Ojalá y todos “grillen”, en serio y en serie.