PJC logró unir al priísmo de Q Roo.
Viernes 09 de Diciembre de 2011 hrs.
Diciembre mes de celebraciones navideñas, de un término de año, de melancolías, reconciliaciones, de amor y paz. Mes de la reflexión y la introspección por lo que representa para los millones de habitantes del mundo con fe.

Un mes que sin duda dará pausa a los embates de la política, de la grilla, de los procesos pero, no dará tregua a las campañas electorales que todos los aspirantes y suspirantes a las candidaturas de todos los partidos, aprovecharán hasta el último minuto.

Y no es para menos. La competencia es reñida y sin tregua. Y parte de esta última se pudo ver el día de ayer en la toma de protesta de Pedro Joaquín como nuevo dirigente del Partido revolucionario Institucional (PRI).

Al también senador -cargo que ya dejó claro no abandonará-, lo acompañaron infinidad de seguidores, amigos, familiares y Roberto Borge, el joven gobernador de Quintana Roo quien fue uno de los primeros en pronunciarse por el político cozumeleño. Junto a ellos, el ex gobernador Félix González Canto. Muchos tratarán de buscar y traducir lecturas. Quizá la única sea, la institucionalidad de todos y la sobrevivencia política de algunos.

Sea lo que sea, con el nombramiento del cozumeleño, la clase política quintanarroense se agrupa en torno a él y eso, con toda seguridad le abonará a los tricolores votos y con ello triunfos en el estado.

Pedro Joaquín Coldwell logró que en los úlimos años se deshizo en  quintana Roo: agrupar y unir a los tricolores en el estado. Su nombramiento va más allá del orgullo local. Su liderazgo desde el Cen del Pri logrará que los apellidos y nombres se funda en uno solo: Q Roo. Y no es romanticismo.