Los caprichos de “Rina".
Viernes 28 de Octubre de 2011 hrs.
Lo esperado no sucede, es lo inesperado lo que acontece diría “Rina” cual fémina apasionada, quien inesperadamente dejó atrás la amenaza de convertirse en huracán, para cambiarse por una silbante tormenta tropical.

La cultura sobre la prevención y medidas ante la llegada de huracanes fue en gran mayoría, manejada con acierto por la población…y hay que decirlo, de los gobiernos municipales y estatal.

Sin duda ya quedaron atrás aquellos días de gobernadores y funcionarios ausentes en los momentos críticos en que el estado requería solidaridad y unión. Con situaciones críticas que abonaron a esos personajes un futuro millonario pero, les dejaron una pobre imagen y presencia digna en la tierra que alguna vez tuvieron la oportunidad de gobernar.

Y no son cifras matemáticas lo que logra un trabajo acertado, al menos a la simple vista del ciudadano. Es ni más o menos sentir un poco de vergüenza del mal ajeno, una responsabilidad de investidura y una mirada a un futuro libre de escollos y silbidos en el camino. Un caminar que llevarán a cuestas los herederos del apellido que los secunden.

Es simple y llanamente, una mirada a los ciudadanos que menos tienen y que en tiempos de contingencias como las de los huracanes y de intensas lluvias y tormentas tropicales, queda al descubierto la fragilidad y desamparo en el que viven una gran cantidad de quintanarroenses, los de nacimiento o de convencimiento que no es lo mismo, pero es igual.

Afortunadamente la caprichosa “Rina” se obstinó hasta el último minuto en dejar el arrebato de convertirse en huracán para, afortunadamente dimitir con unas tormentas que si bien lesionan, sobre todo a las clases marginadas, nos da tregua. No le dio tiempo a nadie tampoco de demostrar de que “cuero salen mas correas” ante una embestida de la naturaleza de un huracán, de esos grandes.

Veremos al final de esta historia, los saldos. Deseamos sean al menos decolorados. Veremos los resultados al final del paso de la impetuosa "Rina" por Quintana Ro. Veremos la prontitud y la capacidad de los nuevos funcionarios, incluyendo al gobernador Borge, que se han estrenado en estas lides con el pie derecho pero, que si fallan con los post, es decir los damnificados y las resoluciones precisas, el izquierdo será recordado como primera instancia. Y el andar desnivelado durante un buen tiempo, no resulta nada saludable.