Encuentro pastoral y la promoción del turismo religioso.
Lunes 23 de Abril de 2012 hrs.
El día de hoy iniciará en la ciudad de Cancún, el Congreso Mundial de Turismo, organizado por las autoridades eclesiásticas de México –en especial por la Prelatura Chetumal-Cancún- y, del propio Vaticano.

Será un encuentro por todo lo alto y con gran significado para la iglesia católica. Y, obviamente será otro de los muchos foros en donde se lucirá Quintana Roo, a través de una de sus cartas fuertes en el turismo nacional: Cancún.

Se trata de promocionar un segmento del turismo que está cobrando cada día más fuerza en México, como lo hemos visto en algunos estados de la República, quienes contienen en sus tierras e historia, los ingredientes para explotar –en el buen sentido- este segmento del turismo.
Para Cancún, la realización de este encuentro, servirá para promoverse a nivel internacional ante la difusión que ha tenido este encuentro religioso que recibirá a cientos de jerarcas de la iglesia católica, exponentes e invitados que durante esta semana, se reunirán para discutir temas turísticos pero, ante todo religiosos.

Aunque la fecha podría malinterpretarse por encontrarse en plenas campañas políticas. Para nadie es un secreto que México es por tradición un país católico, un país que aún escucha desde el pulpito, comentarios de tipo social y político del rebaño de Benedicto XIII.

La sotana nunca ha impedido a estos hombres de dios, comentar sobre temas de índole político social y, mucho menos maniobrar con agudeza y diplomacia el poder que ejerce en millones de católicos en el mundo.

Como sea, en el VII Encuentro Pastoral de Turismo en Cancún, se reflexionará sobre la pastoral en el ámbito del turismo, claro, también asuntos que tengan que ver con el aspecto espiritual y social de los feligreses o no.

Según los organizadores, serán más de 200 participantes provenientes de cinco países de África, 16 de América, seis de Asia y Oriente Medio, así como 13 de Europa, participarán en los trabajos del congreso, que se desarrollarán en torno al turismo en visión general, el religioso y el de los cristianos.

Quien más que la iglesia católica y el propio Vaticano para hablar de turismo religioso. Habría que echarle un vistazo a la derrama económica que dejan los millones de turistas que viajan al viejo continente, en especial a Roma para poder visitar la Santa Sede, la Plaza de San Pedro, la Capilla Sixtina y, la ventana desde donde el ´Papa en turno, da la bendición cada navidad o fecha memorable.

Un gran negocio que conlleva ganancias millonarias no solo para ellos a través de los “souvenirs”, sino a una considerable cantidad de italianos que han hecho de este negocio su forma de sustento y de vida.

Sería interesante conocer con datos y señas a cuanto asciende esa derrama y la cantidad de visitantes que acuden cada fin de año a esa ciudad italiana para presenciar, aunque sea a largas distancias, el mensaje del Papa en turno y recibir la bendición católica del máximo jerarca de la iglesia católica.

La cúpula eclesiástica en el mundo, trata de expandir su experiencia y de paso, su religión y dominio católico en el mundo, a través de este novedoso segmento, que sin duda, la fe de los feligreses acrecentará a corto plazo en el mundo.