Con el puño cerrado no se puede intercambiar un apretón de manos, estrategia de algunos políticos para perder amigos.
Martes 22 de Septiembre de 2009 hrs.
Con el puño cerrado no se puede intercambiar un apretón de manos, solía decir Indira Gandhi, estadista y política hindú. Y eso es precisamente lo que les pasa a algunos políticos, o al menos a los que no saben el manejo de la política misma. Las actitudes muchas veces, son más importantes que las aptitudes.

Cierran el puño, justo después de que han recibido una gran cantidad de apretones de manos, casualmente en las campañas políticas en donde todo es sonrisas, promesas y futuro. El triunfo llega, la amistad se olvida y el puño se cierra.

Y el que sigue dando las respuestas más congruentes y claras sobre la posible fusión de la Secretaria de Turismo Federal es Pedro Joaquín Coldwell. Sin inclinar toda la balanza hacia su integración a otra dependencia que podría comerse los recursos de esa dependencia federal, expone los puntos en lo cual afectaría a Quintana Roo. Principalmente en la caída de la inversión. Aunque para mi gusto, Fonatur debería por fin, asumir ese papel, en lugar de ser, una oficina de bienes raíces de la federación. Según leí en este medio hace unos días.

Otro Joaquín, expone desde San Lázaro su opinión. Y lo leo en un medio nacional. De entrada comparto su opinión sobre la pérdida de empleos que se generará con la fusión a la Secretaría de Economía, ya que tendría que reducirse la plantilla laboral. Lo que me sorprende es que hasta ahora se haya dado cuenta de que esa dependencia debería de ser más eficiente.

Hace ya algunos años atrás, desde la época de Rosell de la Lama, la Sectur era, precisamente una dependencia que albergaba a miles de trabajadores y arrojaba muy pocos resultados.

Y tampoco comparto el planteamiento en referencia a que sin una Secretaría de Turismo, este sector no tendrá presencia en el mundo. Y me pregunto como un país como España, el cual está considerado como el 6to receptor de inversiones en el mundo, tiene fusionada a su Secretaria de Turismo dentro del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.

Lo cual quiere decir que, lo que cuenta es en si la eficiencia de la dependencia. Sin embargo, ni falta haría de un recorte maeivo. Quizá al diputado federal Carlos Joaquín González, se le olvidó el escándalo que precedió hace algún tiempo, con el anuncio del presupuesto que se le adjudicó a Rodolfo Elizondo para sus gastos personales, que incluía además de sus millonarios viáticos y gastos de representación, una partida especial para cubrir su guardarropa personal, ya que debería de asistir a magnos eventos vestido con lo más chic. Claro está con el dinero de los mexicanos.

Esos, son los cambios que se esperan. Indudablemente, se quede o no, tendrá que ser superestructurada. Además de mocharle los super sueldos a los subsecretarios, directores generales coordinadores, directores y asesores. Cortar el personal de la delegaciones que se encuentran en algunas partes del mundo, muchas veces en la inercia. Y ponerla a funcionar tal y como debe de ser. Hace unos días precisamente, comentaba con unas personas especializadas en el sector turístico de España y me comentaban sobre un sistema que se hace en ese país como estadística para saber el todo de turismo. Y un sin fin de cosas en las cuales en nuestra secretaría se han quedado rezagados.

Con estas exigencias de la permanencia de una Secretaría de Turismo Federal dependiendo del presidente o de quien sea, también se debería de aprovechar para reestructurar la estatal, hacerla más eficiente y fuerte. Y conservar los fideicomisos, con presupuestos suficientes, Para todo ello, habrá que darle más que una lectura a las leyes de turismo federal y estatal, ¿ las cuales tienen que estar de acuerdo a la realidad que se vive en el país, pues resulta con lagunas y en muchos casos obsoleta.