“ROYA NARANJA”, EN CAÑA DE AZÚCAR AMENAZA CULTIVOS.
Miércoles 26 de Enero de 2011
Chetumal.- Tras haberse detectado muestras de caña de azúcar de la Ribera del Río Hondo, como con el virus de la “Roya Naranja”, el Comité Estatal de Sanidad Vegetal (CESV) en coordinación con la Secretaría de Desarrollo Agropecuario, Rural e Indígena (Sedari) y la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), redoblarán la vigilancia epidemiológica en los cultivos e invertirán alrededor de un millón de pesos para contrarrestar los daños.

Lo anterior fue dado a conocer por el presidente del CESV, Daniel Baruch Lucero, quien explicó que en coordinación con la Sedari y Sagarpa, se han implementado acciones de muestreo y análisis en los diferentes cultivos de caña de la Ribera del Río Hondo para ir realizando un cerco sanitario que evite la propagación de este virus.

Dijo que se tomarán muestras de caña de azúcar del vecino país Belice, debido a que la variedad donde se detecto este virus pudo provenir de esta nación Centroamérica y además de ahí mismo se podría sacar híbridos que permitan mejorar la especie y hacerla resistente a esta plaga.

Baruch Lucero, comentó que actualmente se ha asignado a una coordinadora y a dos técnicos para realizar las acciones de campo, es decir muestreos y análisis de los cultivos de caña de azúcar para determinar el grado de afectación que la “Roya Naranja” ha hecho a los cultivos, aunque gesto aún no es grave.

El entrevistado, puntualizó que antes de salirse de control esta plaga, el CESV en coordinación con la Sedari y Sagarpa estaría aplicando alrededor de un millón de pesos, que permitirá realizar las acciones correspondientes para evitar la propagación de este virus.

Recordó que en varios países centroamericanos esta plaga afectado severamente el cultivo de caña de azúcar y en consecuencia la producción se ha visto mermada teniendo pérdidas económicas millonarias para los productores e ingenios.

Asimismo, dijo que se esta atendiendo esta situación en las diferentes zonas de cultivo de gramínea, con la finalidad de atender oportunamente cualquier brote que pudiera sucintarse.