EFEMERIDES DEL BICENTENARIO Y CENTENARIO RECUERDA A ALVARO OBREGON SALIDO.
Martes 16 de Febrero de 2010
Cancún.-Alvaro Obregón Salido nació el 19 de febrero de 1880 en la hacienda “La Siquisiva” en el municipio de Navojoa, Sonora, y sus padres fueron el agricultor don Francisco Obregón y doña Cenobia Salido. Por la situación económica de su familia perteneció a la “clase media” en ascenso; sus estudios de primaria los realizó en Alamos y en Huatabampo. Su hermano mayor, José, fue director de una escuela y sus tres hermanas se ocuparon de su educación.


El joven Alvaro Obregón primero realizó un oficio y posteriormente, por un breve periodo, llegó a desempeñarse como profesor, para dedicarse “definitivamente” a la agricultura en 1904. En 1905 compró la finca “Quinta Chilla”, cerca de Huatabampo, a orillas del río Mayo. En sus primeras inquietudes políticas simpatizó con los Flores Magón y se sabe que fue lector del periódico “Regeneración”, aunque no participó en la lucha contra don Porfirio Díaz. Se casó con Refugio Urréa, con quien tuvo dos hijos, pero en 1907 falleció su esposa.


Para 1909, cuando estaba plenamente dedicado a la agricultura, desarrolló una máquina cosechadora de garbanzo, la que le consolidó su estabilidad económica. Al estallar la revolución maderista, Obregón se mantuvo al margen, pero en 1911 inició su participación en la política como candidato a una diputación que pierde, empero después ganó la presidencia municipal de Huatabampo con el apoyo de su hermano José, (presidente interino del pueblo), del gobernador y del diputado Adolfo de la Huerta, su amigo.


Al producirse la rebelión de Pascual Orozco, le ofreció todo su apoyo al gobierno de Madero, por lo que fue nombrado teniente coronel en el IV Batallón de fuerzas irregulares de Sonora. Operó al mando de trescientos hombres, bajo las órdenes del general Sanginés. Con este grado participó en las batallas de Ojitos, Agua Prieta y San Joaquín, donde empezó a dejar ver sus extraordinarias dotes militares, que después se refrendarían en sus diez mil kilómetros de campaña militar en la Revolución Mexicana. Al ser derrotado el orozquismo en Sonora, regresó a su cargo en el gobierno municipal.


En 1913, al producirse la Decena Trágica, y Victoriano Huerta se apodera de la presidencia de la República, la Legislatura sonorense desconoce al general Huerta como presidente interino de México, el gobernador de Sonora Ignacio Pesqueira, que había sucedido a José María Maytorena, lo nombró Jefe de la Sección de Guerra con el grado de coronel y aunque en ese momento se opusieron Salvador Alvarado, Benjamín Hill y Plutarco Elías Calles, quedaron bajo su mando.


A partir de entonces empezó a crecer su prestigio militar por sus sucesivas victorias en Nogales, Cananea, Naco y Santa Rosa, tras las cuales fue nombrado general brigadier. Después de triunfar en las batallas de Santa María y San Alejandro, el 20 de septiembre de 1913, Carranza lo designó comandante en jefe del Ejército del Noroeste. El 20 de noviembre siguiente, tomó Culiacán y de ahí en adelante, Obregón fue el apoyo militar de Carranza y la lista de sus victorias fue impresionante, racha que culminó con su entrada triunfal a Guadalajara en julio de 1914.


Tras frenar el avance de Villa por órdenes de Carranza, pese a que con sus “dorados” había acabado prácticamente con el ejército federal en Zacatecas, Obregón apresuró su marcha hacia la capital de la República; el presidente Francisco Carbajal le ofreció pactar la rendición, pero Obregón se negó por lealtad a Carranza; siguió su avance por los estados de Michoacán, Guanajuato y Querétaro, y el 13 de agosto de 1914 firmó en nombre del Ejército Constitucionalista el tratado de Teoloyucán, por el que se disolvió el ejército federal y capituló la ciudad de México. El día 15 del mismo mes, Obregón tomó la capital y el día 20, don Venustiano Carranza hizo su entrada triunfal a la ciudad de México.


Posteriormente, al sobrevenir la división en el movimiento revolucionario, Obregón derrota en Guanajuato a la División del Norte al mando del general Francisco Villa y la obliga a replegarse a sus primeros cuarteles en Chihuahua.


En 1920, inicia una nueva etapa en la vida del general Alvaro Obregón, al unirse a la rebelión contra el gobierno de Venustiano Carranza, formulada en el Plan de Agua Prieta que culmina con el asesinato de don Venustiano Carranza.


En junio de ese año Obregón lanza su candidatura para Presidente de la República por el período 1920-1924, obteniendo la victoria asume el poder ejecutivo el primero de diciembre de 1920. Durante su gobierno se realiza una gran labor agraria, bajo la visión de “desarrollar la producción y equilibrar la propiedad” aunque las grandes propiedades no fueron afectas, sobretodo las que producían para la exportación o estaban tecnificadas.


Ante el joven movimiento obrero mexicano, buscando su apoyo se consolida la Confederación Regional Obrera Mexicana (CROM) y otros grupos menores, para llevarlos bajo la conducción del Estado surgido de la Revolución Mexicana; en la educación destaca la gran campaña para incrementar la escuela rural con la labor de José Vasconcelos como Secretario de Educación.


Su gobierno concluye el 30 de noviembre de 1924. Se retira a Cajeme para dedicarse a la agricultura, pero en 1927 se reforma la Constitución para permitir la reelección (no inmediata). Obregón vuelve a la ciudad de México para postularse a la presidencia y en las elecciones de julio de 1928 resulta ganador, pero unos días más tarde, el 17 de julio, durante un banquete celebrado en San Angel, el general Alvaro Obregón Salido es asesinado por José de León Toral.